Declaración de La Alzada (AFL) en el marco de la jornada de protesta 26/6

Este 26 de Junio, las trabajadoras y trabajadores de Chile, junto con las y los estudiantes, volvemos a salir a la calle en el marco de una jornada de protesta nacional, para denunciar el sistema neoliberal que de manera sistemática nos mantiene en condiciones cada vez más intolerables de explotación, precarización y miseria. Condiciones que desde La Alzada (AFL), señalamos como producto de la actual estructura de dominación capitalista-patriarcal en Chile.

Nosotras y nosotros, las y los trabajadores del pueblo de Chile, representamos a la mayoría de la población del país, precarizada y explotada. Hemos presenciado cómo, a partir de la década de los 80s, se ha implementado e instalado un tipo de trabajo altamente precarizado, caracterizado por salarios de hambre, que nos mantienen en la miseria social, así como por una alta flexibilización y por la ausencia de un sistema de seguridad social que nos garantice salud, educación y vivienda digna y de calidad.

Constatamos que al interior de esta brutal realidad, somos, en particular, las mujeres trabajadoras las más explotadas y oprimidas, quienes ocupamos los empleos menos valorados socialmente como son todo tipo de servicios sociales y educación, y a la vez somos mayoritariamente las que engrosamos las filas de los trabajos subcontratados e informales, donde los derechos laborales quedan al voluntarismo de los patrones. Como si esto fuera poco, debemos cumplir la segunda jornada laboral al interior de nuestros hogares, realizando un trabajo no remunerado útil a la reproducción del sistema económico que nos oprime.

Además, la brutal injusticia y desigualdad neoliberal se expresa en la privatización y trasnacionalización de nuestros recursos naturales. El cobre, motor principal de la economía chilena, se encuentra en manos de capitales extranjeros, que explotan a los y las trabajadoras chilenas, a la vez que consagran en ganancias privadas el producto del trabajo y las materias primas del país. Mientras que las utilidades de CODELCO quedan en manos de la administración estatal que prioriza sus recursos en beneficio de la preservación del modelo, lejos de responder a las necesidades de los/las trabajadores/ras, a través de derechos sociales básicos como lo son la salud y educación.

Por otra parte, el sistema previsional de AFP representa una de las mayores reformas neoliberales en el capitalismo actual, ejemplo de la mercantilización de nuestros derechos y necesidades vitales. Este sistema de previsión social alberga prácticas sexistas y discriminatorias de género, particularmente contra las mujeres, en la medida en que someten nuestras pensiones a leyes de mercado, otorgándonos al final de nuestras vidas retribuciones aún más irrisorias que los hombres.

Finalmente, las y los estudiantes llevamos años exigiendo un cambio en cómo se entiende la educación, teniendo como demanda inmediata la educación universitaria gratuita, pero apostando a que ésta no es suficiente. De esta manera, se ha hecho necesaria la construcción de un nuevo proyecto educativo, para todas y todos, no sexista y decalidad. Estas demandas no han sido acogidas por la institucionalidad política, demostrando que la élite no cede en la defensa de sus intereses de clase.

En este contexto adquieren relevancia las reivindicaciones que nos convocan hoy a paralizar la producción, a protestar en las calles, a organizarnos. Como La Alzada (AFL) creemos que es central que nos unamos y avancemos en la construcción de una nueva sociedad bajo el alero de un proyecto revolucionario, que permita transformar las relaciones de dominación, patriarcales y capitalistas, a las que estamos sometidas y sometidos actualmente. Teniendo como un paso la obtención de estas demandas, buscando terminar con el modelo neoliberal heredado de la dictadura e impuesto por medio de la represión y el terrorismo de estado.

Saludamos sororalmente a todas las organizaciones sociales, sindicales y estudiantiles, que convocan a esta movilización, y llamamos a que se sumen también las organizaciones clasistas feministas y de disidencia sexual, ya que reconocemos a la estructura patriarcal capitalista como el principal enemigo de la disidencia y la clase, entendiendo que tod@s somos parte de la situación de injusticia social y marginación.

¡Por un nuevo proyecto educativo público y no sexista!

¡Por la socialización de los recursos naturales! ¡Por la eliminación del sistema de AFP!

¡Avanzamos cuando nos organizamos, desde el Feminismo Libertario, construimos Revolución!

¡ARRIBA LAS Y LOS QUE LUCHAN!

Advertisements