ANTE LOS ÚLTIMOS HECHOS DE VIOLENCIA MACHISTA/ 8 de julio 2013

Ante los últimos hechos de violencia que han conmocionado al país LA ALZADA, Acción Feminista Libertaria manifiesta su posicionamiento de repulsa y denuncia ante la persistencia de una de las evidencias más virulentas de la discriminación por razón de género: la violencia contra las mujeres.

La lucha contra este tipo de violencia es uno de los desafíos más apremiantes de nuestra organización. Por ello, LA ALZADA reitera su firme compromiso de combate ante el maltrato machista en cualquiera de sus manifestaciones. Si bien, la violencia de género tiene distintas formas y expresiones tiene un sólo origen: el PATRIARCADO como sistema de dominación y opresión en base a la diferencia sexual.

Es por esta razón que no basta sólo con atacar el patriarcado si no somos capaces de generar y fomentar nuevas prácticas de NO–DOMINIO,de HORIZONTALIDAD y de relaciones NO–SEXISTAS. Tanto en lo público como en lo privado.

Deseamos destacar, no obstante, que no deseamos levantar juicios de valor ante la actuación de la madre de la niña de 11 años violada y embarazada, ya que su actuar es un síntoma más de lo hondo que cala el patriarcado en nuestra sociedad, que pone a las mujeres en contra de las mismas mujeres, naturalizando incluso los crímenes más espantosos a los que son sometidas. Llamamos así a la sororidad, especialmente ante esta niña que se ve obligada a mantener un embarazo no deseado y que pone en riesgo su salud.

La violencia contra las mujeres traspasa culturas, etnias y clases sociales. Toda la sociedad tiene la responsabilidad de actuar ante la violencia.

La violencia de género no es sólo de las mujeres, sino que también de hombres, transexuales, homosexuales, lesbianas y todas y todos quienes padezcan la opresión de género. Prueba de ello es el cruel ataque en contra de un joven de 19 años por su condición sexual, como también toda expresión de exclusión, hostigamiento y marginación que padecen quienes no se ajustan a la norma heterosexual.

La violencia de género seguirá impune mientras vivamos en un régimen capitalista que nos explota y aliena, desapareciendo cualquier lazo de solidaridad entre clase, la única forma de derribar el patriarcado es luchando también contra el capitalismo. Image

¡OTRA MUJER MUERTA!… NO MÁS VIOLENCIA SEXISTA! 3 junio 2013

Hoy nuevamente los medios de comunicación hablan, en un tono de crónica roja, sobre la muerte de mujeres chilenas a causa de la violencia machista. Se monta el show sensacionalista, donde se busca impactarnos con detalles muchas veces morbosos sobre la forma en que ocurrieron los asesinatos, las declaraciones del hombre quien habla de celos e infidelidades, de los vecinos y familiares que no lo vieron venir, o sí, pero que hoy sólo se lamentan. Sólo escuchamos estas voces para luego caer nuevamente en la rutina de las campañas electorales, los goles de la última liga nacional e internacional y las condiciones climáticas del país. Es entonces cuando  la muerte de estas mujeres se transforma en un número más en alguna estadística del SERNAM,se transforman en un simple “crimen pasional”, en un simple delito, en un caso, en un reportaje más.

Nosotras decimos que estas muertes sí importan; importan porque nos hablan  que la violencia sexista es una realidad en la sociedad chilena, porque denuncia a nuestra sociedad incapaz de detener este lastre, porque nos enfrenta al desafío de transformar las relaciones y establecerlas en base a la horizontalidad y el no-dominio entre hombres y mujeres.

No es verdad que  el machismo está erradicado de la sociedad chilena, no es verdad que en esta sociedad hombres y mujeres somos iguales, no es verdad que el femicidio  es un tema privado y particular (“los problemas que tenían ellos como pareja”). Los femicidios son la expresión de un sistema de dominación que nos excluye como mujeres, es la manifestación de un orden social-histórico que perpetúa el poder masculino, es la prueba de que más allá de las causas o móviles particulares de cada asesinato, la violencia cotidiana y particularmente el femicidio, está relacionado con la violencia sexual en contra de las mujeres. ¡Es la forma de violencia más extrema contra nosotras!

Hoy estas muertes nos abofetean la cara y nos llaman a actuar, no nos quedemos con la crónica roja de Las Últimas Noticias y atrevámonos a luchar por un cambio en las relaciones de dominación. Que la violencia sexista no sea sólo parte de la agenda de grupos u organizaciones feministas. Ya que la opresión de género es un problema transversal a la sociedad, démosle cara desde todos los frentes y dejemos de pensar que éste es un conflicto accesorio a otras luchas más importantes.

 Porque sin revolución sexual, no hay revolución social….

 ¡Basta de Violencia sexista, basta de femicidios!